A mediados de noviembre.














Para mi noviembre no empezó de una manera muy dulce. 
No pude soportarme aquellos días, y tampoco creo que alguien más lo hiciera. 
Por suerte, cogiste suavemente mis pies (que ya empezaban a levitar por encima del suelo) y los pusiste de nuevo en la tierra. No hiciste nada más.
Excepto recordarme quien era y porque estaba ahí.
A partir de entonces, noviembre se convirtió en uno de esos ricos polvorones de navidad.


2 comentarios:

  1. Me encantan los trípticos, es un recurso que utilizamos pocas veces, pero cuando se hacen con criterio y delicadeza, como es tu caso, quedan geniales.

    Enhorabuena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Como buen piscis necesito que alguien me baje de la nube, ese limbo en el que vivo con mis cosillas, ideas, pensamientos...

    Por cierto, me parece muy agradable la minimalista puesta en escena, es muy agradable y en cada pose adivino una razón. A uno que es heterosexual le resulta muy turbador la feminidad de los pequeños gestos y el lenguaje corporal. La tercera foto es excepcional. Hay otros mundos dicen algunos, yo creo que esa foto encierra mucho pero las tres son hermosas.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Opiniones y comentarios

LAMANOROBADA studios

Con la tecnología de Blogger.